Newsletter

RECIBIR OFERTAS Y NOTICIAS

Variedades de naranjas

Naranjas NAVELATE:



Nace en el norte de la Comunidad Valenciana como una mutación insólita de la Washington Navel en 1948, pero no empieza a comercializarse hasta 1957.

Esta variedad está considerada como la reina de las naranjas por su gran sabor y textura que hace de esta naranja un especial placer para el paladar.

El fruto, de tamaño parecido a la Washington Navel aunque un poco más pequeño, presenta una forma redondeada o ligeramente ovalada, con una corteza menos gruesa y un naranja pálido. El ombligo externamente no resulta muy visible, aunque internamente suele llegar hasta la mitad ecuatorial del fruto. La textura de la pulpa es firme pero no por ello deja de producir un elevado rendimiento en zumo.

Su maduración la encontramos entre los meses de enero y marzo. Su árbol de presencia vigorosa y con espinas tiene tendencia a floraciones muy elevadas que provocan una competencia entre organos y causan una baja productividad. No obstante nos permite mantener la naranja en él alrededor de 3 meses.

Naranjas NAVELINA:



La naranja navelina, cuyo nombre proviene de la palabra inglesa “navel”, que significa ombligo, tiene este peculiar nombre debido a que la flor produce un segundo fruto dentro del principal y por lo tanto da una apariencia externa de ombligo, en la parte inferior de la naranja.

Fue descubierta en 1910 en California, debido a una mutación espontánea de la variedad Washington Nável, pero no fue hasta 1933 cuando se importo al Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. Afectada al principio estuvo por diferentes virus que impedian su normal reproducción, no fue hasta 1968 cuando se propago comercialmente.

Al principio se denominaban Early Nável por ser las primeras de la clase Navel en recolectarse, posteriormente y después de unas mejoras para evitar dichos virus, adquirieron el nombre de Navelina ya que su tamaño es ligeramente inferior al de la Nável.

Es una naranja de excelente calidad, su pulpa es suave y sabrosa y posee una considerable cantidad de jugo, por lo que también se utiliza como naranja de zumo. La membrana que separa los gajos de esta naranja es muy fina y se diluye en la boca.

Esta variedad de naranjas presentan un calibre grande, una estructura de tipo redondeada y ligeramente ovalada y un color naranja intenso. Pueden almacenarse hasta dos meses en un lugar seco y fresco. Es una de las variedades más cultivadas.

El árbol presenta un tamaño medio en la madurez aunque alcanza unos altos niveles de producción, la forma de la copa es redondeada y provista de un follaje denso y de color verde oscuro.

Características medias:

Peso: 180 – 220g
Diámetro: 70 – 75 Mm...
Forma Redonda alargada diámetro / alt = 0,96
Corteza. 3,5 – 4,5 Mm
Color Naranja intenso índice color = 18
Zumo: 50 – 54%
No contiene semillas
Recolección 20 octubre – 15 enero


Naranjas NAVEL LANE LATE:



La naranja nável Lane late fue detectada en 1950 a raíz de una mutación espontánea de la Washington Nável pero no es hasta 1987 cuando comienza su distribución y producción en España.

Esta variedad esta considerada como una de las naranjas más dulces de todas debido a su bajo contenido en limonina. Contiene una gran cantidad de zumo y una jugosa pulpa que permiten tanto su comida en fresco como la extracción de un dulce y delicioso. zumo No contienen semillas y están envueltas por una fina piel.

La Lane late es una de las variedades más tardías dentro de la familia de las nável, siendo su recolección entre los meses de Febrero a Mayo. Está provista de una gran adherencia al pedúnculo, de manera que se puede mantener en excelentes condiciones durante mucho tiempo en el árbol.

La Lane Late puede aguantar hasta 2 meses después de su recolección almacenada en un lugar seco y fresco y mantendrá durante este tiempo intactas sus cualidades.

El árbol es de tamaño grande y frondoso, presenta una forma redondeada con menos espinas que otras variedades de nável tardías como la navelate. Sus hojas grandes y cóncavas son de color verde oscuro.

Naranjas SALUSTIANA:



Esta variedad nace en la Comunidad Valenciana a raíz de una mutación de la naranja comuna. Pertenece a la familia de las naranjas blancas.

La Salustiana es una naranja de un tamaño medio grande. Presenta una estructura redonda o ligeramente achatada. Una piel muy fina y una gran cantidad de jugo hacen de esta, una variedad ideal para la extracción de zumo. Su buena conservación en el árbol permite una larga recolección, siendo la temporada de recolección desde finales de Diciembre hasta Marzo. No contiene semillas.

El árbol es de tamaño medio a grande, con tendencia a la verticalidad y una gran productividad a pesar de su sensibilidad al frío. Sus hojas son de color verde claro.

Naranjas VALENCIA LATE:



Esta variedad incluida dentro de la familia de naranjas blancas, fue introducida en España por la Estación Naranjera de Burjasot en la primera mitad del s. XX i fue alcanzando cada vez cotas más altas de producción hasta que en la temporada de 1977/78 era la variedad más cultivada en España de naranja tardía.
Este tipo de naranjas es de tamaño medio a grande, de forma esférica o ligeramente alargada. Su pulpa contiene una gran cantidad de jugo con un toque de ligero de acidez y su fina piel permite una fácil extracción del zumo.
Su recolección se inicia en Marzo y no termina hasta Junio pudiéndose mantener el fruto varios meses en el árbol. Es la más tardia de las variedades de naranja dulce. No contiene semillas.
El árbol es vigoroso, de buen desarrollo, con escasas y pequeñas espinas y tendencia a la verticalidad.


Mandarinas CLEMENTINAS:



De una naranja y una mandarina nació la clementina

La mandarina es parte del origen de la clementina.
A finales del siglo XIX, un religioso, el hermano Clemente, trabajaba en una granja agrícola para huérfanos en Argelia. Era un apasionado de las plantas. En 1900, tuvo la idea de recoger un poco de polen de las flores de un toronjo, el árbol que produce las naranjas amargas. Con ese polen fecundó las flores de otro árbol, el mandarino. Estas flores dieron frutos de los que el padre Clemente recuperó las semillas. Las plantó y esperó pacientemente. Crecieron unos árboles de una especie totalmente nueva, y dos años más tarde, dieron sus primeros frutos, unos frutos totalmente nuevos: poco ácidos, sin semillas y con una piel muy fina. Lo mejor no fue el descubrimiento en si, sino que los niños del orfanato se volvieron locos con ellas.

Desde entonces, se vienen cultivando en la zona del Mediterráneo, y en 1929 se les dio el nombre de “Clementinas”, derivado del nombre de su creador.

Estas transformaciones de los frutos, como consecuencia de los cruces entre variedades naturales, no debemos confundirlas con los productos genéticamente modificados. De hecho, en 1902 aún no existían este tipo de productos, que requieren de avances tecnológicos que entonces no estaban disponibles.

Cada ser vivo tiene un código genético que es como su carnet de identidad. Hoy en día, los científicos consiguen leer esos códigos y pueden modificarlos en los laboratorios para, entre otros fines, crear plantas nuevas. Los resultantes de esos procesos, sí que son organismos genéticamente modificados (OGM). La creación del hermano Clemente a principios del siglo pasado no es un OGM sino un híbrido, es decir un cruce natural entre especies.

Las distintas variedades de clementinas que se han ido desarrollando desde entonces, tienen, como la mayoría de los cítricos, son frutos muy valorados por su valor nutricional y también por su aroma. Para hacer las compras en el supermercado pensando en una dieta saludable, una buena guía es elegir los alimentos en base a su valor nutricional: valor alimenticio en una escala de 1 a 100. En general, las frutas y verduras obtienen la mejor puntuación ya que alimentan pero bajas en calorías. En concreto, entre los que llevan el número 100 (alimentos perfectos juzgados por su beneficio para la salud) encontramos el brocoli, los arándanos, las naranjas y las habas verdes.

Por eso, las clementinas son un postre y una merienda ideal, especialmente para los más pequeños de la casa, que además encontrarán en su forma y color una diversión.

Mandarinas OkITSU



Las mandarinas Satsuma son originarias de Japón y presenta un aroma exquisito.Los mandarinos de estas son los últimos en florecer y los primeros en recolectarse.

Una variedad de Satsuma es la Okitsu, que se originó en 1940 en Japón a partir de una semilla de Satsuma Miyagawa y se introdujo en España en 1983 produciéndose la venta de estas a partir de 1987.

El mandarino de la Okitsu es un árbol de tamaño pequeño con algunas espinas y muy productivo.
La mandarina Okitsu es grande achatada por los polos de piel lisa, de pulpa sabrosa y mayor contenido en zumo que otras mandarinas. Su recolección hacia Septiembre

Mandarinas Orogrande:



Esta variedad proviene de una mutación de la Clementina Nules y fue detectada en Murcia en 1.978.
Las naranjas Orogrande son menos achatadas que las Clemenulas y en la corteza contienen menos glándulas aunque éstas son de mayor tamaño. Su nivel de azúcar es similar a sus predecesoras aunque contienen un menor grado de acidez. Se pueda extraer una gran cantidad y excelente calidad de zumo. Su recolección se inicia a principios de Noviembre y llega hasta mediados de Enero.
El árbol es un poco más vigoroso y con unas hojas más anchas que el árbol de la
Clementina Nules sobretodo en los tres primeros años de producción.